Quickribbon IMPACTO DE DIOS: LAS ALTERNATIVAS PARA VIVIR POR LA BIBLIA
PROCLAMANDO EL MENSAJE DE SALVACION HASTA LOS CONFINES DE LA TIERRA..!!!

LAS ALTERNATIVAS PARA VIVIR POR LA BIBLIA



Si un cristiano verdadero no vive de acuerdo con las normas de las Escrituras, ¿por qué reglas podría estar viviendo? Es importante reconocer que asistir simplemente a una iglesia con una buena declaración doctrinal  no asegura que los cristianos individualmente, o incluso la iglesia en general, estén viviendo y sirviendo sobre la base de los principios bíblicos. De hecho, puede ser que los cristianos en una iglesia con una excelente declaración doctrinal pueden estar menos inclinados a ver sus desviaciones suponiendo que están protegidos por su posición doctrinal. Ellos bien podrían estar viviendo de acuerdo a la sabiduría de los hombres y no a la verdad de Dios. No es suficiente decir que tales cristianos bien podrían estar viviendo como los de Corinto. Eso sería demasiado vago. Pero... ¿Viven los creyentes del siglo XXI de acuerdo con la sabiduría del hombre o en conformidad con la Biblia? ¿Cómo se manifestaría tal cosa? Estas son algunas sugerencias de lo que debemos mirar en la iglesia hoy.


Las ideas psicológicas fundamentadas en el pensamiento humanista son una de las formas más virulentas de sabiduría humana que ha encontrado su camino dentro del cuerpo de Cristo. No me estoy refiriendo aquí al sano consejo teológico de un cristiano a otro. Durante los 30 años pasados, la iglesia evangélica de Estados Unidos se ha visto inundada por una oleada de pensamiento psicológico que ha traído consigo un degradamiento en la suficiencia de la Palabra de Dios. La entrada de tales ideas, las cuales usualmente van acompañadas de versículos bíblicos, han alterado significativamente la forma como muchos cristianos ven los problemas de la vida, sus prioridades y el asunto del pecado.

Dice el señor Jim Own en su libro La guerra a la Palabra de Dios en la psicología cristiana: «Las suposiciones y métodos de asesoramiento de la psicología han llegado a integrarse tanto en el pensamiento evangélico en cada nivel, que si alguien se atreve a criticarlo, está invitando a la ira y la censura. Las verdades ‘descubiertas’ practicadas por la ‘psicología cristiana’ se están aproximando rápidamente a la posición, que en un tiempo sólo estuvo reservada para la Escritura». El autor sigue lamentando los cambios sutiles, pero sísmicos que han ocurrido: «En un tiempo nos dijeron que no podíamos hacer nada sin Cristo. Ahora ya casi escuchamos que Cristo no puede hacer nada en nosotros o por nosotros, sin la ayuda de la ‘psicología cristiana’. Incluso hasta el Espíritu Santo se ve como inefectivo, sin los métodos correctos de asesoramiento».

Uno bien no puede estar de acuerdo con lo que dice el señor Own, pero es duro escapar de los cambios obvios que han tenido lugar en la forma como piensan muchos cristianos debido al reemplazo de la verdad bíblica con las ideas de la psicología. Tal parece que mientras muchos creyentes hoy pueden hablar fluidamente acerca de ser “codependientes” o “disfuncionales”, simplemente no saben cómo hablar inteligentemente sobre la “justificación” o la “unión hipostática” (la unión de la naturaleza humana y divina en la persona de Jesucristo). Las palabras que hablamos representan ideas y procesos del pensamiento, y seguramente el fenómeno justo mencionado es una señal indicadora de que algo está terriblemente mal en la iglesia. ¿No será una posibilidad real que muchos creyentes, probablemente sin saberlo, hayan sustituido la verdad de Dios con la sabiduría del hombre y como resultado no están edificando con oro, plata y piedras preciosas? A la luz de la fiera destrucción de la labor de la vida que describe el apóstol Pablo, sería sabio investigar este asunto cuidadosamente y aún mucho mejor cambiar los materiales de construcción ahora.

Una segunda forma práctica en la cual la Escritura está siendo puesta a un lado entre los creyentes, es que muchos cristianos en la iglesia hoy basan su vida cristiana en experiencias personales y no en la autoridad de la Biblia. Han olvidado que los creyentes son transformados por la renovación de sus mentes, no por la estimulación de sus emociones. Este acercamiento existencial a la vida cristiana se ha extendido a través de gran parte de la Iglesia. Los cristianos oyen, ven y experimentan cosas que no tienen apoyo alguno en las Escrituras, y basan firmemente su vida espiritual en estas experiencias. Van de reunión en reunión y de experiencia en experiencia, cada vez más dramáticas, para asegurarse a sí mismos que están viviendo para el Señor. Aparte de la terrible posibilidad de que algunas de esas cosas sean realmente manifestaciones ocultistas, estas experiencias no son validadas por las Escrituras o por el Espíritu de verdad, quien no opera independientemente de éstas. Muchos de esos queridos cristianos han sido descarriados por sus líderes. No obstante, todos ellos tienen la Palabra de Dios y han sido ungidos por Dios, teniendo la capacidad para comprender la verdad, poder estudiar y ver si están tratando con el Espíritu de verdad o con el espíritu de error, dice 1 Juan 2:20-27: “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad. ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre. Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre. Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna. Os he escrito esto sobre los que os engañan. Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él”.

Aunque esos creyentes son completamente sinceros, a pesar de todo serán responsables por no haber construido sobre la verdad imperecedera de Dios que ha sido revelada y preservada para nosotros. Cualquier cristiano que se encuentra a sí mismo en una situación en donde la Palabra de Dios no es suprema, sino la práctica y la experiencia, haría muy bien en salir de tal situación y pasar tiempo evaluando sus experiencias a la luz de las Escrituras. Si entendemos al apóstol correctamente, debemos comprender que cualquiera que permanece en ese camino experimentará gran pérdida.

Una tercera forma por medio de la cual el creyente puede vivir una vida no basada en la Biblia, es viviendo conforme a las tradiciones. Las tradiciones, claro está, no son malas si están fundadas sólidamente en la roca de la Palabra de Dios, pero seguir las tradiciones religiosas y vivir bíblicamente no es lo mismo. Los cuatro evangelios proveen un cuadro justamente razonable de las consecuencias negativas de seguir tradiciones no basadas en la verdad. Esto se encuentra en la vida y pensamiento de la secta de los fariseos. Los fariseos habían hecho un intento honesto por entender la Ley de Dios y hacerla viable en la vida diaria. Mientras podemos aplaudirlos por sus esfuerzos originales, la realidad es que las tradiciones de ellos pronto reemplazaron la propia Ley de Dios. Sus intenciones y celo religioso no los llevaron a Dios y su Mesías, sino que los apartaron. El elevar las tradiciones por encima de la Palabra de Dios tuvo consecuencias terribles entre muchos en la secta. Esta elevación injustificada es el problema básico con la mayoría de las tradiciones de la iglesia.

La elevación impropia de la tradición no se acabó en el primer siglo, sino que se encuentra con nosotros hoy en la Iglesia. Muchas iglesias han entremezclado tradiciones que guían la vida de sus miembros, pero que son distorsiones de la Palabra de Dios. Los líderes y las personas necesitan dar un paso atrás de tiempo en tiempo, y verificar si sus pensamientos y prácticas están fundados en la Biblia o en algo que ha sido pasado de generación en generación.

Un cuarto ejemplo final de cómo los creyentes pueden vivir en conformidad con algo diferente a la Palabra de Dios es el propio error doctrinario. De hecho, todo lo expuesto anteriormente puede ser clasificado como error doctrinal. Pero aquí la referencia es a esos asuntos que son usualmente colocados en la caja de la doctrina o de la teología. Un ejemplo es la negación de la resurrección física, sobre lo cual dice Pablo en 2 Timoteo 2:18: “Que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos”. Hoy, si una iglesia profesa enseñanzas falsas como el aniquilacionismo o el universalismo, esto tendrá un impacto significativo en su obediencia para proclamar el evangelio de Jesucristo a las personas no regeneradas. El aniquilacionismo enseña por ejemplo, que cuando una persona muere, especialmente si es inicua, es aniquilada, niega el castigo eterno. Mientras que el universalismo es la creencia de que en el final todas las personas serán salvas por medio de la redención universal de Jesús. Cuando las doctrinas pervertidas entran en la iglesia, no sólo impactan el pensamiento de los creyentes, sino también la forma como responden a las ordenanzas de las Escrituras. Asimismo las recompensas en el gran día en que compareceremos ante el Señor Jesús.

El peligro de las enseñanzas falsas

Los escritores del Nuevo Testamento estaban bien alertas de los peligros significativos para la Iglesia, que traían consigo las enseñanzas falsas. Sabían que los creyentes podían ser horriblemente impactados por estas enseñanzas falsas, las que serían un obstáculo en su caminar cristiano y servicio para Cristo:

•“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hch. 20:28-30).

•“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad” (1 Ti. 4:1-3).

•“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (2 Ti. 3:1-5).

•“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio” (2 P. 2:1-4).

•“Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros” (1 Jn. 2:18, 19).

•“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo” (1 Jn. 4:1-3).

•“Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo” (Jud. 4).

Juan dejó bien claro que el apartarse de la verdad afectará la recompensa: “Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo” (2 Jn. 8). A Juan le preocupaba que los creyentes no fuesen a recibir una recompensa completa, una que no les permitiera desear nada más. El prospecto de que estos cristianos perdieran algo maravilloso que podía pertenecerles, preocupaba al apóstol. Pero... ¿Qué podía causar la disminución de esta recompensa? En la discusión que encontramos en la segunda epístola de Juan, vemos que fue la falla en resistir y apartarse de las enseñanzas falsas. Dice Zane C. Hodges, en su libro 2 Juan: Comentario de conocimiento bíblico: «Debido a la apariencia de estos engañadores, los lectores necesitan estar atentos a los desastrosos efectos espirituales a que pueden conducir el comprometerse con sus ideas».

El punto de vista de los apóstoles es completamente diferente a nuestra actual atmósfera de imparcialidad prácticamente hacia cualquier enseñanza. Tal parece que la Iglesia se ha adaptado a nuestra cultura de civilidad, en la que parece arrogante siquiera sugerir que alguna enseñanza es de hecho falsa. El resultado es, que la voluntad y habilidad para discernir está desapareciendo rápidamente y está próxima a acabarse. Tal vez los apóstoles tenían un entendimiento más claro acerca de los efectos nocivos de las doctrinas falsas en la vida del creyente ahora, y en las consecuencias dañinas que tendrán ante el tribunal de Cristo. Siempre que los líderes en la iglesia local fallan en adoctrinar a esos en su congregación y protegerlos del error, les hacen un daño incalculable. Cada vez que los creyentes son negligentes con el estudio de la Biblia para presentarse a Dios aprobados, están disminuyendo la recompensa que recibirán de manos del Señor Jesús. Pablo también dijo en 2 Timoteo 2:5 que “...también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente”.

 Debemos conocer las reglas. Necesitamos un conocimiento activo de la Biblia.



EVANGELISTA DANIEL SANTILLAN



“Necesitamos hombres ardiendo al rojo vivo, que irradien el fuego con tan intenso calor; que no podamos siquiera acercarnos sin sentir que nuestros corazones se están quemando; hombres como relámpagos lanzados de la misma mano de Jehová, despedazando estrepitosamente cada cosa que se opone en su camino, hasta que lleguen a su blanco : Hombres impulsados por la Omnipotencia ! ”Charles H. Spurgeon (1834-1892)

EL JUICIO EN EL GRAN TRONO BLANCO

DIOS LES BENDIGA..!

APOYE NUESTRO Ministerio con una ofrenda de Amor voluntaria.. ello nos permitira avanzar y alcanzar mas vidas por medio de nosotros.. Haga Click.. abajo y siga los pasos.. PAY PAL es facil y seguro.
Luego de abonar su ofrenda confirmenos por medio de un Email.. su aporte, le estaremos eternamente agradecidos..

revelacionds@hotmail.com

Gracias por visitar Ministerios Impacto de Dios.